La tv se muda a la web

Luis Ernesto Blanco / @lblancor

(Publicado originalmente en la revista Debates IESA correspondiente al trimestre abril-junio de 2014)

399314De la señal abierta pasando por el VCR, el cable, hasta llegar a la web: esta ha sido la evolución de la difusión de video en los hogares. De los dos o tres canales que teníamos hasta mediados de los años 80, pasamos a alquilar películas de Betamax o VHS; algunos compraron antenas parabólicas, los más pacientes esperaron la llegada de los canales por suscripción. Hoy en día estamos conectados a Internet.

La llegada de los smartTV a los hogares, es solo el paso esperado en la evolución de estos aparatos. Durante la segunda mitad del siglo XX, el entretenimiento familiar doméstico tuvo en la televisión el rey indiscutible, pero el siglo XXI ha destronado al mago de la cara de vidrio, como lo llamó Eduardo Liendo, por otras versiones también de cara ancha y plana: la computadora, la tableta y el smartTV, que tiene más de computadora que de televisión y permite disfrutar en proyecciones de 100 pulgadas y más, de lo mejor del cable, de la tv por señal abierta y de lo que nos ofrece Internet.

Estos nuevos televisores ofrecen la posibilidad de ver televisión tradicional y cualquier dispositivo conectado. Tienen conexión a internet para usar buscadores o navegar directamente. Aquí se disparan las posibilidades ya que permiten acceder a la televisión a la carta que ofrecen las webs de las distintas cadenas de TV. En consecuencia, es un número infinito de canales para ver. Además cuentan con conexión directa con redes sociales para comentar y compartir lo visto; capacidad de instalar y usar aplicaciones de todo tipo, entre otras funciones.

 

Nuevos gigantes

Un reporte divulgado por The Wall Street Journal,  realizado por la firma canadiense Sandvine, firma dedicada a evaluar el comportamiento del tráfico en internet, señala que el 53% de la descarga de datos proviene de servicios de video en línea.

Pero en los años ochenta y noventa la historia era otra. Las familias alquilaban películas para verlas en casa; el predominio del Betamax y el VHS trajo la proliferación de los clubs de videos y Blockbuster se volvió una referencia mundial para solucionar los fines de semana sin planes. En 1994 Viacom Inc. Pagó 8.400 millones de dólares por la compañía. Al día de hoy está declarada en bancarrota y forma parte del pasado.

El mismo informe de Sandvine revela que Netflix (www.netflix.com) lidera el tráfico de internet en Norteamérica con un 31,6% de ‘streaming’, seguido por YouTube con el 18.6%. El negocio de Netflix es en esencia el mismo que el de Blockbuster, solo que a cambio de pagar una cuota mensual, el usuario tiene derecho a consumir de forma ilimitada el contenido audiovisual presente en el catálogo en línea.

El caso de youtube es mucho más conocido. Es un modelo de negocio basado en la publicidad y diariamente se comparten millones de videos de todo tipo provenientes del mundo entero.   En 2012 los espectadores consumieron 4.000 millones de horas de vídeo cada mes y que sus principales 25 anunciantes gastaron en promedio 150 millones de dólares anuales, según indicó Nikesh Arora, vicepresidente y director de negocio de Google.

Pero estos modelos no son las únicas opciones que hay en la web para disfrutar videos. Las propias cadenas de televisión comienzan a generar contenido exclusivo para sus portales en Internet. Canales de dramáticos como HBO, o de deportes como ESPN ofrecen a sus suscriptores una programación especial a través de sus canales web. Más recientemente, el portal Amazon anunció el estreno de “Alpha House”, una serie sobre cuatro senadores protagonizada por John Goodman y Cynthia Nixon. También ofrecerá “Betas”, que trata sobre cuatro “geeks” (nerds) que trabajan en Silicon Valley.

Estas series no estarán disponibles para la televisión y solo podrán ser disfrutadas por los suscriptores de Amazon y es un paso más en la evolución del video en línea, en donde Netflix logró el éxito con “House of Cards”, un drama político protagonizado por Kevin Spacey y transmitido por su servicio de videos online. El programa fue nominado para un Emmy por mejor serie dramática.

En Venezuela la llegada de EUTV pretende abrir una nueva categoría de medios en Venezuela, de canales de televisión por Internet, que tienen dos características primordiales: una es que tiene su canal en vivo como cualquier otro y ofrece la posibilidad de ver todos los programas bajo la modalidad de demanda. La segunda característica es que los contenidos que están adaptados a este nuevo medio, no son propios de televisión. Cada segmento tiene un principio, un desarrollo y un desenlace, donde la interactividad va a jugar un rol muy importante en el sentido de entender que este nuevo canal es un medio completamente bidireccional”, aseguró Juan Aguerrevere, vicepresidente ejecutivo.

 

La posibilidad de transmisión en vivo, tal como ofrece eutv.net, ya no es exclusiva de los canales comerciales. Eventos ocurridos en cualquier lugar del mundo son diariamente transmitidos a través de plataformas como livestream o ustream  generadas por cualquier usuario registrado.

 

Al margen de la ley

Cuando hablamos de programas y películas, el tema de derechos de autor y sus constantes violaciones a través de Internet son moneda de uso corriente. A pesar de todos los intentos de protección que usan los sitios de video streaming y de la persecución que se hace en los países desarrollados a las prácticas de piratería, las transgresiones a la ley no dejan de desarrollarse.

NBCUniversal encargó un estudio a la empresa NetNames y encontró que el contenido ilegal en internet creció casi 159% entre 2010 y 2012. Al revisar 12.500 archivos de 3,5 millones de la red pública BitTorrent se determinó que, sin incluir los de pornografía, 99,97% de los archivos compartidos eran piratas.

Desde los tradicionales mecanismos “Peer to Peer” y los torrents, en los que se produce intercambio directo de información, en cualquier formato, entre las computadoras interconectadas, hasta portales dedicados a la retransmisión de películas, series, eventos deportivos y programas de televisión sin pago de derecho de autor, las opciones para mantenerse al día con los programas favoritos, forman parte de la cotidianidad de una red que cada vez es más audiovisual y con fronteras cada vez más difusas con los medios tradicionales.

 

Alquilando películas. Para el modelo de negocios de blockbuster y los clubes de video fue imposible soportar la presión que se produjo por la llegada de los alquileres de videos en línea y por la piratería. En el primer caso, plataformas como netflix (www.netflix.com) que ofrece una suscripción mensual por 7.95$ y Amazon (http://www.amazon.com) en su servicio de Instant Video que se incluye en el Programa de Prime Member (79 $ al año) ofrecen un catálogo prácticamente inagotable de películas, series, clásicos y hasta programas exclusivos. Para los que no están dispuestos a pagar, hay opciones como http://www.sipeliculas.com/ o http://www.seriesyonkis.com/ que ofrecen su catálogo gratis.

 

Contenido exclusivo. La apuesta cada vez más es a producir contenido audiovisual exclusivo para los usuarios de Internet. Con las producciones de Netflix y Amazon todos saben que la cosa va en serio. En América Latina canales como HBO (http://www.hbomax.tv/) ofrecen acceso a su programación para sus suscriptores desde cualquier plataforma. Lo mismo ocurre con ESPN Deportes y su canal ESPN Play (http://www.espnplay.com/) En Venezuela está la experiencia de El Universal con www.eutv.net y en el plano político Henrique Capriles ha intentado a través de http://capriles.tv saltar el cerco informativo de los medios tradicionales con una señal generada a través del servicio Livestream.

 

Para todos los gustos. Una de las maravillas de las redes de video streaming como youtube (www.youtube.com) es que se consigue material para todos los gustos, razón por la cual cada vez le roban más audiencia a la televisión tradicional. Bajo la estructura de “canales”, una persona puede publicar videos que le interesen a una audiencia determinada que se suscribirán a esos canales. Hoy en día artistas instituciones, deportistas, equipos, tienen sus propios canales en esta red social. También los tienen usuarios comunes y corrientes que han descubierto nichos muy especializados que van desde reparaciones caseras, trucos de videojuegos, consejos de maquillaje, claves para aprender a tocar instrumentos, entre otros. Esos usuarios obtienen ingresos por la publicidad que Youtube incrusta en sus videos. Los más exitosos pueden obtener decenas de miles de dólares al mes.

Mejorando los conocimientos. Los amantes de la televisión y el cine, también pueden recurrir a la web para mantenerse informados y mejorar sus conocimientos. Por ejemplo el portal  http://www.imdb.com/ (afilado a Amazon) cuenta lo la más amplia base de datos de películas, series y programas de tv, así como de celebridades y toda su filmografía. Otras posibilidades son http://www.seriesweb.com, que tiene información en castellano. La experiencia de ver televisión se hace cada vez más interactiva y se enriquece con las discusiones a través de las redes sociales.  Vía twitter también es posible mantenerse al día de lo que ocurre en el mundo del cine y la tv. @IMDb es la cuenta de Imdb. Otras cuentas de interés y de origen venezolano son @CapsulaCinefila o @todocine.