Como dice el padre Ugalde ¡El Docente es como un samán que a pesar del verano inclemente se mantiene firme gracias a sus profundas raíces de fe y amor!. Henry Mendozaagrega que cada buen docente deja huellas indelebles en sus alumnos quedándose en ellos a pesar del tiempo y la distancia.
Desde la Escuela de Educación asumimos el llamado a ser “samanes de esperanza” en tiempos de desolación, para ello seguimos demostrando con hechos nuestro compromiso con la Educación y los menos favorecidos. Dos señales a destacar:
1.- Plan de Becas Educa 20/20: 344 estudiantes completaron su preinscripción para estudiar Educación en Caracas y Guayana. ¡Más de 550 atendieron a la invitación!. En Caracas más de 220 estudiantes. El llamado del programa de Becas Educa 20/20 fue atendido con diligencia e interés, el trabajo conjunto ha dado sus frutos. Mi palabra de agradecimiento a todos los que difundieron el mensaje y comparten con nosotros la fe en la Educación.
2.- V Encuentro Educación de Calidad: Educar desde la Esperanza. Este 31 de enero estaremos realizando el V Encuentro Educación de Calidad en el auditorio del Colegio San Ignacio de Loyola desde las 8:00 a.m. Congregaremos fundaciones, organizaciones y distintos actores que desarrollan proyectos por la educación de calidad a pesar de las adversidades. Es una oportunidad para recargar las baterías desde la acción, por la Venezuela que merecemos y que estamos construyendo.
Sigamos adelante, los retos son evidentes:
1.- Desmontar la desesperanza gubernamental: la apuesta es clara, cada joven, cada profesional, cada maestro que huye de Venezuela se convierte en una razón más para seguir adelante. Para ello debemos fortalecer los mecanismos de trabajo colectivo, conectarnos con las iniciativas que mantienen su compromiso con el país de oportunidades que soñamos. Conectarnos con la fibra y esencia que nos hace maestros y profesores: la sonrisa, el abrazo sincero que recibimos de nuestros estudiantes es una mina de esperanza a la que sólo los docentes tenemos acceso.
2.- Predicar la verdad: los docentes estamos obligados a desmontar la propaganda y predicar la verdad, en todos los escenarios, a cada momento. La verdad que clama por un cambio y que cada día es más urgente. Ante la partidización de la educación la sociedad requiere más análisis más ocupación en los asuntos educativos. El contraste con la realidad es, hoy por hoy, el mayor acto de rebeldía posible.
El Día del Maestro no es exclusivo de docentes, directivos, coordinadores. Es fundamental recordar a los maestros originarios: mamá, papá, abuelos y representantes. Hoy más que nunca la educación comienza por casa, inculcar valores de honestidad, amor por el trabajo y esfuerzo cotidiano es más urgente que aprender a resolver ecuación trigonométricas.
Finalmente, diversos profesionales también merecen una palabra de felicitación en  este día: comunicadores sociales, psicólogos, médicos, enfermeras trascienden su deber profesional instruyendo y educando a propios y extraños.
Felicitaciones y agradecimientos a nuestro principal Maestro, Jesucristo por acompañarnos día a día en nuestra función formadora.